Jueves 16 Agosto 2018

a-foto-108CLAROSCUROS

José Luis Ortega Vidal
 
(1)
 
Rapado totalmente; la mirada fija en el suelo; delgada la figura; un traje azul y corbata como vestido; rodeado de unas tres líneas de guardaespaldas: Marco Even Torres Zamudio bajó del escenario principal del Congreso Local de Veracruz huyendo literalmente hacia la salida…
27 legisladores, la mayoría panistas y dos perredistas, le otorgaron en una ceremonia ilegal el nombramiento de Fiscal Anti Corrupción de Veracruz para los próximos nueve años...
Faltaron 7 para complementar la cifra legal: 34 votos legislativos, pero la bancada panista uso toda clase de artimañas para salvar dicho “problema”
La salida fue atropellada, corriendo: una reportera recibió un codazo en el rostro, uno más terminó con su playera hecha jirones.
Corriendo, el autor de Claroscuros lanzó las preguntas frente al rostro del nuevo Fiscal:
 
- ¿Tiene validez jurídica su nombramiento?
- ¿Es un Fiscal legal?
- Lo que ví fue un acto ilegal ¿Se siente con validez?
a-foto-104
Diputados del PAN y PRD “son peor que Duarte”, les gritan
 
Se atrincheran en Mesa Directiva espuria.

 

Xalapa, Ver., 24 de julio de 2018.- Los diputados del PAN y PRD impusieron a Marco Even Torres Zamudio como Fiscal Especializado en Combate a la Corrupción recibiendo los gritos de “son peor que Duarte”, “fraude, fraude” y “vendidos y traidores” pronunciados por asistentes a la sesión pública en que se realizó dicho nombramiento de manera ilegal.

Por Plinio Soto Muerza

Lenin escribía, semanas previas al Octubre Rojo, que le era preferible vivir la revolución que escribir sobre ella. Con la proporción debida puedo afirmar que algo de lo anterior experimente en las últimas dos semanas y medias.

Metido en la lógica del movimiento que llevó al triunfo a AMLO, fue más enriquecedor participar en reuniones de capacitación electoral, en reuniones de análisis colectivo y participación popular, que tomar el bolígrafo y escribir objetivamente sobre el acontecer de lo que se vivía horas previas al primero de julio. Pero una vez alcanzado el triunfo político electoral y compartir la alegría de millones de personas por la victoria popular, es menester dilucidar la experiencia vivida y más aún, los retos que se vienen en la Política. El espíritu crítico no debe dejarse a un lado, pese a los riesgos que ello implica aún desde las propias trincheras de lucha de la izquierda.

Plinio Soto Muerza

A lo largo de la historia reciente de nuestro país, el concepto de Participación Ciudadana ha evolucionado a grandes pasos; hace sólo treinta años, en la mayoría de los programas de gobierno y de las propias acciones desde lo público, se le daba a la participación ciudadana, un valor menor en las relaciones entre gobernados y gobernantes.

El régimen político sustentado en la existencia de un partido cuasi único, había detenido la creación de la ciudadanía por así convenir a la dinámica clientelar y corporativa del PRI. Hace apenas treinta años, la participación política sólo tenía sentido a partir del reconocimiento o no desde el régimen.

A lo largo de las últimas tres décadas, y como resultado de intensos procesos de lucha por la democratización del poder, hoy podemos ver algunos avances significativos en cuanto a la participación de los ciudadanos en los asuntos públicos. Sin embargo, es necesario apuntalar algunas ideas generales que, a mi juicio, deben de tomarse en cuenta desde cualquier gobierno municipal que se reivindique de izquierda.

Por Plinio Soto Muerza

Al momento de escribir estas líneas, al calendario electoral sólo le faltan 52 días para llegar a la cita del 1º de julio. Los equipos de campaña tienen ya los tiempos encima y comienzan a desplegarse los últimos detalles para entra a la recta final del proceso.

Algunos analistas, toman con pinzas los días transcurridos de campaña, y observan que si bien oficialmente las campañas iniciaron a finales de marzo, lo que es cierto es que ya van para un año el proceso presidencial, incluyendo las precampañas.

Lo anterior ha llevado a muchos analistas a reflexionar sobre si en el tiempo que queda y con las encuestas que se han dado a conocer desde hace ya algunas semanas, pueda venir una contracorriente de opinión, y se inviertan las preferencias hasta hoy mostradas en todas las medidas demoscópicas. Es decir, si en las semanas que faltan puede haber una sorpresa que mande a la lona al candidato presidencial por la Coalición “Juntos hagamos historia”, conformada por Morena, PT y PES.

.

 

GACHO_SEPT11.jpg