Martes 19 Septiembre 2017
JUAN ANTONIO VALENCIA
 
Coatzacoalcios.- Tras cuatro días secuestrado, sin poder ser rescatado, fue encontrado esta madrugada en una de las calles de la ciudad, sin signos de vida; el licenciado Ignacio Vizuet Ortega, quien fuera presidente del Colegio de Abogados de Coatzacoalcos.
 
Como se publicó en oportunidad, el profesionista fue secuestrado por un comando armado, la noche del pasado martes 30 de agosto de las inmediaciones de su domicilio en la colonia Benito Juárez de esta ciudad.
 
Su cuerpo inerte fue localizado a la 01;40 horas de la madrugada de este domingo,  en una calle asfaltada que conduce de la avenida Universidad Veracruzana, a la colonia Los Almendros, esquina con la calle Mártires de Chicago; contra esquina de la Universidad de Sotavento.
 
Al lugar del hallazgo hizo acto de presencia, el Sexto Fiscal de la oficina regional, licenciado Kevin Omar Ramos Zamudio y personal actuante, así como el delegado de Servicios Periciales de la Fiscalía  Criminólogo, Octavio Figueroa, Policía Ministerial, elementos de Fuerza Civil y Policía Estatal, para acordonar el área del siniestro y dar facilidades a que las autoridades Ministeriales iniciaran las diligencias de levantamiento del cuerpo.
 
El cadáver de quien a simple vista y de forma extraoficial, fue identificado como el del conocido abogado Ignacio Vizuet Ortega, se encontraba tirado en el pavimento, en el lugar antes descrito, atado de pies y manos, portando una bolsa de plástico en el rostro y cráneo.
 
No se advirtieron lesiones por arma de fuego o arma punzocortante, ni otros objetos que pudieran hacer presumir que el homicidio fue perpetrado en ese lugar, por lo que se robusteció la hipótesis de que fue traído de otro lugar en las primeras horas del domingo, para ser depositado en el lugar en donde se le encontró.
 
No se encontró ningún mensaje de alguna organización, que se adjudicara el homicidio, o lanzara alguna advertencia a otras organizaciones delictivas, grupos ciudadanos o periodistas como se dijo de inicio.
 
Extraoficialmente se comentó, que parte del rescate ya había sido pagado, mediante colaboraciones de funcionarios, amigos y conocidos y que desafortunadamente los resultados fueron adversos.
 
Todo hace indicar que el asesinato del conocido y apreciado profesionista fue por muerte mecánica, derivada de anoxia por sofocación, paro cardiorespiratorio y muerte por necesidad.
 
Aunque de esto serán las autoridades quienes posteriormente oficialicen las causas de la muerte, tras el estudio médico pericial, a que fue sometido el cadáver, del que se dijo, tenía menos de dos horas de haber fallecido.
 
Ninguno de los grupos delictivos que se disputan la ciudad, se habían adjudicado el asesinato, por lo que se especuló que podrían estar detrás de esta operación, cuerpos policiacos, por el estilo de muerte mostrado en el hallazgo, y la similitud que se observó en el asesinato de la periodista Anabel Flores secuestrada en Córdoba y hallada en Puebla en condiciones parecidas en, el mes de enero.
 
Las corporaciones policiacas habían iniciado las investigaciones, y hasta el cierre de esta información, no se tenía un pronunciamiento, del Fiscal General, Luis Ángel Bravo Contreras.