Lunes 18 Junio 2018

 

Por 

Parte del equipo legal de Emilio Lozoya, exdirectivo de la petrolera estatal Pemex, a su salida de las oficinas de la fiscalía para delitos electorales, en octubre CreditAlejandro Acosta/Agencia El Universal, vía Associated Press

 

CIUDAD DE MÉXICO — El gobierno mexicano tiene evidencia suficiente para presentar cargos contra funcionarios vinculados a uno de los mayores escándalos de corrupción en la historia de América Latina. Sin embargo, se rehúsa a hacerlo porque podría afectar al partido gobernante en las elecciones presidenciales del 1 de julio, según tres personas que conocen el caso de forma directa.

Por 

Después de un largo viaje en auto nos parece natural que un cachorro “se queje” ladrando, corra en círculos o quizá muerda un poco. No nos enojamos con él cuando necesita liberar esa energía. Le preguntamos: “¿Quién es un buen chico?” en un tono que el perro entiende perfectamente. Significa: “Estoy encantado contigo simplemente porque existes”.

Comparémoslo con la manera en que tratamos a los niños después de que han aguantado un día de clases, actividades y tareas. Les ladramos instrucciones: “Termina tus problemas de matemáticas, ¡y asegúrate de demostrar el resultado!”, “¡Deja de jugar con el iPad!”, “¡Prepárate para ir a dormir!”.

En vez de disfrutar su compañía, los arrinconamos y les damos órdenes.

Esto es particularmente desafiante para los niños pequeños.

He ejercido como psicóloga clínica durante 35 años. Hasta hace poco, los padres venían a verme principalmente por problemas con las niñas.

Eso ya no es así. Últimamente, escucho descripciones tan similares y angustiadas por parte de los padres que siento como si les estuviera haciendo una audición a actores que repiten los mismos diálogos. Se trata de sus niños, cuyas edades oscilan de los 7 a los 11 años. Son más temerosos, exigentes y groseros que los de 3 años.

Quédate conmigo mientras tomo un baño en caso de que entren unos asesinos a la casa.

Mamá, si no duermes conmigo, tienes que quedarte en mi habitación hasta que me quede dormido. Siéntate en la silla.

Mi maestra no explicó bien la tarea de matemáticas. Necesito que me ayudes con TODOS los problemas.

A-AMLO9876CIUDAD DE MÉXICO — En una cantina de moda en Ciudad de México, la coordinadora de campaña del candidato del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Tatiana Clouthier, encantaba a la audiencia joven y de clase media con su estilo franco y desenfadado. Clouthier le ha dado una cara fresca al modo más bien tosco y jactancioso de su jefe, Andrés Manuel López Obrador, el aspirante con mayores posibilidades de ganar las elecciones presidenciales en México. Hija de un excandidato a la presidencia, es parte de una familia de empresarios, también es integrante de la élite de la ciudad de Monterrey, uno de los centros industriales más ricos del país. Esa noche, hace unas semanas, contaba que después de acercarse a López Obrador, mejor conocido como AMLO, y romper con el Partido Acción Nacional (PAN), se había dado a la tarea de hacer proselitismo a su favor entre la élite del norte del país y más tarde se convirtió en la coordinadora de la campaña.

Días después de la reunión, el periódico El Financiero publicó una encuesta que le daba una ventaja de veinte puntos a López Obrador en las preferencias electorales. No era la primera vez que AMLO aparecía de puntero. Lo revelador de la encuesta era que el candidato había conseguido crecer la intención de voto precisamente entre los electores del norte, que normalmente optan por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), de centro, o el PAN, a la derecha.

Por 

CIUDAD DE MÉXICO — El mensaje comenzó a circular a principios de año y encendió alarmas en Facebook, Twitter, WhatsApp y otras plataformas: millones de mexicanos tenían apenas unos días para volver a registrarse o retramitar su credencial de electores si querían votar para presidente.

Excepto que no era verdad.

No queda claro cuál fue el origen del rumor. Pero, más allá de si se trataba de un intento de socavar al sistema electoral o tan solo un esfuerzo erróneo de compartir información de interés, el enojo y la incertidumbre que generó el mensaje fueron apenas una primera muestra de una batalla de desinformación que ha afectado la disputa electoral en México.

“Sí va a ser decisivo lo que van a hacer en redes las campañas, en todos los niveles”, dijo Carlos Merlo, socio directivo de Victory Lab, empresa de publicidad y mercadotecnia que ha creado plataformas para esparcir noticias falsas o viralizar temas. Según Merlo, la estrategia digital influirá enormemente en el resultado electoral, tanto al dar a conocer y promover a candidatos como a modo de herramienta ante la desinformación.

Pese a que durante décadas se ha luchado por democratizar los medios de comunicación en México, y que la reforma en materia de comunicaciones abrió la puerta para la consecución de algunos derechos, los logros aún no son los esperados por la sociedad, por lo que es fundamental la participación de las instituciones de educación superior en ese sentido, aseveró Virgilio Caballero Pedraza, Coordinador del Grupo Parlamentario de Morena en la Cámara de Diputados.
Al participar en el Foro “Para pensar el futuro de México”, organizado por el Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades (CEIICH-UNAM), sostuvo que en los hechos todavía se mantiene el control de los medios de comunicación y la legislación existente sólo beneficia a los grandes consorcios de este rubro.
Ante ello, el también periodista y fundador del Canal del Congreso hizo un llamado para que contar con un sistema de medios de comunicación plural y diverso, se convierta en un tema central en la deliberación pública.