Martes 19 Septiembre 2017

Con la manipulación de células madres obtenidas de pulmones, los expertos estadounidenses podrán estudiar enfermedades pulmonares con mayor facilidad.

 WASHINGTON.- Un equipo de científicos estadounidenses logró, con el uso de células madre, desarrollar tejido de pulmones en tres dimensiones en probetas, lo que puede facilitar la investigación de enfermedades pulmonares más efectivamente.


El trabajo, publicado esta semana por la revista Stem Cells Translational Medicine, asegura que el tejido desarrollado por los especialistas en bioingeniería constituye a "organoides" similares en pequeño a pulmones humanos.

Científicos y psicólogoshan descubierto que la falta de un gen específico puedeafectar la conducta social humana, incluyendo la capacidad de una persona paraestablecer relaciones sanas o para reconocer los estados emocionales de los demás.muy-interesante1

Durante elestudio,investigadores de laUniversidad de Georgia,examinaron cómo un proceso conocido comometilación, que reduce la expresión de genes específicos, encontrando ungenllamadoOXT.Estegen es responsable de la producción de una hormona llamada oxitocina, que estávinculada a una amplia gama de comportamientos sociales en los seres humanos y otros mamíferos.

"La metilación restringe la cantidad de cómo se expresa un gen, unaumento en la metilación corresponde típicamente a una disminución en la expresión de un gen, por lo que afecta el funcionamiento del mismo." ExplicóBrian W. Haas,de la universidad de Franklin de las Artes y las Ciencias de la Universidad de Georgia.

Básicamente cuandoaumenta la metilación en el gen OXT,reduce la actividad de este gen. El estudio muestra que esto puede tener un profundo impacto en los comportamientos sociales.

"Los participantes con mayor metilación del gen OXT tenían característicasasociadasconel autismo. Todas nuestras pruebas indican que el gen OXT juega un papel importante en el comportamiento social y en la función cerebral.”AseguróHaas.

Esta investigación podría conducir a nuevos y mejores tratamientos para una variedad de trastornos sociales, ya que la metilación es un proceso dinámico, y el nivel de metilación puede cambiar el transcurso de la vida de una persona. Pero ahorapodría ser posible alterar el nivel de metilación con algún tipo de medicamentoayudando a las personas que tienen alteraciones en la cognición social.

muy-interesante

Si Cristóbal Colón hubiese podido utilizar hilo de pescar cuando llegó a América en 1492, sus restos aún seguirían flotando si en un descuido la caña se le hubiese caído al agua. La misma suerte hubiese corrido el mechero de uno de los pasajeros del Titanic después de su hundimiento en 1912. El mar tarda entre seis meses y 600 años en 'digerir' los plásticos que desechamos los humanos. Ocho millones de toneladas cada año con las se podría cubrir la isla de Manhattan 34 veces. Son las cifras con las que Greenpeace llama la atención sobre el impacto medioambiental de este material en los océanos y la necesidad de cambiar las costumbres.
"Es un problema global y de escala planetaria, porque todos los océanos y parte de los cauces están contaminados con residuos humanos", advierte Julio Barea, responsable de campaña de Greenpeace. El proceso de degradación del plástico es más lento que en tierra firme, los residuos se acumulan y terminan por crear auténticas islas de basura, como las cinco que ya se han observado en zonas subtropicales -dos en el Pacífico, dos en el Atlántico y una en el Índico-. Forman parte de ese 15% de restos que permanecen sobre la superficie, porque otro tanto queda suspendido en la columna de agua y el 70% restante está sumergido en el fondo marino.
Microplásticos, veneno para el mar

tortuga
Se estima que hay entre 5 y 50 billones de fragmentos de plástico en el agua, sin contar los presentes en el fondo o en las playas. Desde la década de los 60 se sabe que los más grandes ocasionan enredos, asfixia y casos de estrangulación o desnutrición entre la fauna marina. Ahora las miradas también se dirigen a los pedazos más pequeños, inferiores a cinco milímetros. Los microplásticos son producto de la acción de la radiación ultravioleta y de la erosión del mar, aunque algunos se fabrican expresamente con ese tamaño -como los empleados en cosméticos exfoliantes-. Son especialmente peligrosos porque pueden afectar a un mayor número de especies, como las que representan la base de la cadena trófica, dado su pequeño tamaño.
"Más de 170 especies marinas repartidas por todo el mundo ingieren plásticos. Los organismos filtradores, como el mejillón o la ostra, no tienen opción de evitarlos. Pero los peces o los crustáceos, que se alimentan de forma selectiva, ingieren estos microplásticos porque se asemejan a las huevas y los confunden o bien se alimentan de otros animales que previamente los han tomado", explica Elvira Jiménez, responsable de océanos de Greenpeace.

La nueva herramienta permitirá convertir extensiones de Google Chrome
hacia Microsoft Edge con un pequeños ajustes de código.
 
Microsoft quiere poner a su navegador Edge como un gran contiende frente a la competencia, y una manera de hacerlo es aumentando su cuota de extensiones. Es por ello que ha lanzado una herramienta para convertir extensiones de su rival Chrome para hacerlas compatibles con su navegador.