Miércoles 16 Agosto 2017

Margarito Escudero Luis

Los resultados obtenidos con la aplicación de la llamada reforma energética, no son los que hubiéramos deseado todos los mexicanos, en especial los trabajadores petroleros, sobre todo aquellos que por efectos de dicha reforma, perdieron su empleo.

Lamentable la situación de estos trabajadores que se acostumbraron a tener un buen sueldo y a suponer que su vida de jauja sería eterna.

Sin embargo, los efectos de la reforma afectarán más personas, sectores, negocios y el medio ambiente, pues a dos años de haberse implementado, los resultados son desastrosos para Pemex y para el país.

Ahora la batalla es contra el fracking, técnica para extraer gas utilizando grandes cantidades de agua, provocando una gran presión en el subsuelo, que termina por contaminar los mantos freáticos, o sea fregándonos el agua para siempre.

Todos los argumentos de los privatizadores se han desmentido, pues alegaron que los contratos y concesiones a las trasnacionales sólo serían en aguas profundas y en la ronda uno se les otorgó campos con reservas probadas, en las que el país ya había pagado los trabajos de exploración y los extranjeros las usufructuarán.

Ahora, la empresa que fuera orgullo de la nación, sostén económico de miles de familias y fuente de enriquecimiento de líderes sindicales y vivales que les acompañaron en esta aventura, aparentemente está en quiebra, o  eso es lo que se pretende hacer creer, para justificar los despidos de trabajadores.

Lo peor de este asunto, es que semejante atrocidad está siendo patrocinada por funcionarios que fueron electos por los ciudadanos mexicanos, con la finalidad de proteger las riquezas nacionales entre otras responsabilidades adquiridas en un juramento a la Patria que no están cumpliendo.

TRAIDORES

Esos funcionarios excluyeron a Petróleos Mexicanos de las tres primeras fases de la ronda uno, de esa forma pierde su posición privilegiada y  deja de ser un actor dominante del mercado, como lo habían asegurado aquellos funcionarios,

La Unión Nacional de Técnicos y Profesionistas Petroleros (Untpp), mantiene una lucha, intentando convencer a la sociedad de sumar fuerzas y lo hizo también antes de que la reforma energética fuera implementada, pero la mayoría de los trabajadores petroleros se durmieron en sus laureles, para finalmente ser traicionado por sus líderes.

Otro de los efectos desastrosos de la reforma, es que la Secretaría de Hacienda disminuyó radicalmente el presupuesto, de esa forma Pemex quedó en una situación muy grave, al borde de un paro técnico por la falta de refacciones, contratos, reactivos, catalizadores y materia prima en general, lo que lleva directo al colapso de la otrora paraestatal.

SERVICIO MÉDICO PERDIDO

Los recortes al servicio médico es otra de las afectaciones, no se trata sólo de la falta de medicinas, sino que todo el servicio está deteriorándose, pues no se cubren las plazas cuando los especialistas están de vacaciones o enfermos; así que las cirugías se suspenden hasta que regrese el especialista.

A eso se debe sumar la falta de elementos básicos, como anestesias, gasas, jeringas,  además de la cancelación de los servicios subrogados en lugares como Sonora, Baja California, Campeche, Yucatán y localidades de Veracruz, porque Pemex no ha pagado desde hace muchos meses.

Triste la situación de la que fuera la paraestatal soporte económico de la Nación, quienes tenían la responsabilidad de cuidarla, no lo hicieron, ahora buscan el apoyo de la sociedad que se les esconde ante los resultados.

Pemex está siendo desmantelado gracias a los acuerdos tomados por las cúpulas partidistas, la complacencia del sindicato petrolero y la apatía de los trabajadores.

Aun así, con todo lo que les está sucediendo, los trabajadores no reaccionan, sólo unos cuantos han asumido la defensa del patrimonio más importante de México, mientras aquellos que han conservado el trabajo, se mantienen callados, como si esa actitud pueda salvarlos de la debacle.

Mientras, las marchas, plantones y protestas continuarán, para hacer notar al mundo la corrupción en que cayeron los más altos funcionarios del país que se comprometieron a defender  la Patria y terminaron traicionándola, condenando así el futuro de los mexicanos.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.