Lunes 18 Diciembre 2017

La incompetencia del gobierno -de los tres niveles- en la generación de fuentes de empleo, ocasionó que nuevamente trabajadores petroleros tomaran la caseta de peaje del puente Coatzacoalcos Uno, para buscar el apoyo solidario de los automovilistas que les permita obtener un poco de dinero para el sustento de la economía familiar.

Los obreros desempleados de la zona industrial no han podido obtener una fuente de empleo, frente a la constante reducción de plazas en los complejos petroquímicos de Petróleos Mexicanos, derivado de una mal llamada reforma energética que sólo vino a generar mayor desempleo y cero oportunidad para los nuevos profesionistas y técnicos.

Con un pretendido programa de “Ferias de Acciones” del gobierno federal, estatal y municipal intentaron acallar la inconformidad de los obreros de la industria petroquímica que desea trabajo, no dádivas, ni limosnas, son trabajadores en edad productiva que exigen empleo, no paliativos que de nada sirven para llevar el sustento diario a sus familias.

La única vía pacífica que tienen a la mano los obreros desempleados es pedir una ayuda voluntaria a los usuarios del puente Coatzacoalcos Uno, ante la indiferencia del vetusto y arcaico líder petroleros de la Sección 11 del STPRM, Ramón Hernández Toledo, culpable y traidor por la privatización de la industria petrolera.

El pasado fin de semana, el gobierno –de los tres niveles- no logró dar respuesta positiva a la exigencia de empleo, sólo recibieron engaños de apoyos., un paliativo a través del ofrecimiento de los programas sociales de SEDESOL, LICONSA, DICONSA, becas entre otros, en otras palabras: “no quieren pescado, sino que les enseñen a pescar”.

Y obviamente, esos apoyos sociales solo causaron más irritación y malestar entre los desempleados, pues no buscas dádivas, máxime que el principal culpable de la falta de oportunidades es el gobierno federal de Enrique Peña Nieto y el PRI, por la mal llamada reforma energética que vino a cancelar plaza en Pemex.

De manera inédita unos 400 obreros de la industria petroquímica, conformado por petroleros transitorios y de compañías, en grupos de 16 se coordinan para levantar la pluma de la caseta de peaje, un movimiento social pacifico que busca el apoyo solidario de los automovilistas, incomoda al gobierno al exhibir su incapacidad en la generación de empleo.

Sin ser catastrofista, ni “ave de mal agüero”, no se vislumbra a corto y mediano plazo una solución efectiva, en principio, el gobierno federal va a seguir con los recortes a Petróleos Mexicanos, no hay programa de inversión que venga a crear empleos en las plantas petroquímicas, esas que todavía siguen siendo patrimonio del país.

Para cualquier comentario, sugerencia, opinión y aclaración al correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y al teléfono celular: 921 172 7002.

.

 

GACHO_SEPT11.jpg