Miércoles 16 Agosto 2017

Margarito Escudero Luis

Estamos a punto de celebrar un aniversario más de haber alcanzado la Independencia como nación, más de 200 años de iniciar la construcción de un país, con un pueblo empobrecido y con autoestima por los suelos, comenzó la aventura de México a través de la Historia mundial.

Apenas lograda la Independencia, comenzaron los sueños de algunos conservadores de contar con dirigentes extranjeros y en la presidencia de Benito Juárez, hubo una lucha interna por conservar la Patria como estaba concebida.

Puede decirse que, desde el arranque de México como nación, la corrupción estuvo presente, pues a diferencia de otros países, la riqueza no se repartió de manera democrática y hubo acaparadores de todo.

Hasta que Juárez quiso poner orden las fuerzas conservadoras brincaron y lo denostaron, le hicieron la guerra, y el presidente tuvo que defender la institución presidencial a capa y espada.

Juárez logró imponer sus leyes de Reforma y así permanecieron por más de un siglo, hasta que Carlos Salinas de Gortari las derogó para imponer su plan neoliberal y poder vender al país a su antojo.

En este momento crucial en la historia de México, la celebración de la Independencia está cuestionada, pues aunque quiera disfrazarse de progreso, lo cierto es que estamos siendo invadidos nuevamente por extranjeros, lo peor es que lo hacen “legalmente”, luego de que la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos fuera modificada para facilitar la llegada de las empresas extranjeras.

A MÁS DE DOS SIGLOS

Sea como fuere, son más de dos siglos que México necesitó para lograrse un nombre en el concierto internacional, incluso llegó el momento en que fue considerado el “hermano mayor” de los países latinoamericanos, pues nuestro país conservó una política internacional pacífica y de apoyo a los países de habla hispana en América.

Ya se había advertido que, luego de la Expropiación Petrolera, ejecutada por el General lázaro Cárdenas en 1938, las compañías extranjeras no quitarían el dedo del renglón, pues siempre consideraron al petróleo y otras riquezas mexicanas como propias.

Incluso, se supo que los gringos sabían que para dominar a México, no se requería de una guerra, pues bastaba con dominar a un solo hombre, al presidente de la República, para que todo volviera a ser como antes.

Parece que están lográndolo, pareciera que el plan neoliberal de Salinas de Gortari y su pandilla está teniendo éxito.

Por lo menos, en los últimos 25 años, el neoliberalismo avanzó, con todas sus consecuencias, esas que finalmente serán su propia tumba.

Y es que ese plan provocó el empobrecimiento brutal de la mayoría del pueblo mexicano, millones de compatriotas que, en lugar de avanzar, se fueron para atrás, perdieron su estatus y ahora deben batallar mucho más para poder conservar lo que lograron en toda su vida.

Hay otros muchos mexicanos que no tienen nada, que han sido víctimas de las leyes abusivas y están perdiendo sus tierras, como ocurre en algunos ejidos cercanos a Coatzacoalcos, donde la empresas extranjeras ya están operando, aún cuando las reformas neoliberales no están totalmente legalizadas.

RIQUEZA ACUMULADA

La riqueza que pregona Salinas de Gortari  se queda solamente en unos cuantos, como puede verse, los beneficiados con las reformas son los mismos políticos que las aprobaron, mientras el resto de los mexicanos tendremos que luchar contra la andanada de despojos que se vienen.

Pero será difícil que la mayoría de los compatriotas lo permita. De hecho los cambios se están viendo ya, ahora se atreven a votar en contra de quienes se convirtieron en verdugos de los mismos mexicanos.

De hecho, ya muchas empresas en Veracruz, acostumbradas a realizar negocios no muy claros con el gobierno, comenzaron  a sentir el cambio, están despidiendo personal, otras más cerrarán algunas partes de la empresa, porque ya no están las condiciones dadas para continuar con los privilegios.

Eso no quiere decir que el nuevo gobierno vaya a cambiar las cosas para mejorar, al contrario, sin duda quienes gozarán de esos privilegios, serán otros; es decir, se los quitan a uso para darlos a otros, así de simple.

Por eso, a dos siglos de Independencia, los mexicanos debemos cuestionarnos, refrendar nuestros votos como nación o permitir de una vez por todas, la invasión extranjera.

Para eso sería bueno revisar la Historia, entender las causas que llevaron a aquellos ciudadanos de hace dos siglos a tomar las armas para zafarse el yugo de los extranjeros.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.