Viernes 20 Octubre 2017

Margarito Escudero Luis

Grave crisis se avecina en el medio periodístico, la falta de recursos alcanzó al gremio y cada uno de los reporteros, redactores, fotógrafos, columnistas, buscarán la forma de incrementar sus ingresos o por lo menos de contar con uno, puesto que la situación se puso muy difícil.

El cierre de un canal de TV que transmitía por cable, dejó a muchos sin chamba, jóvenes en su mayoría, universitarios talentosos que pusieron su empeño para sacar adelante la empresa de informar y dar entretenimiento al público.

Pero algo falló y no puede adjudicarse la falla al trabajo de los periodistas.

Los despidos de personal están sucediendo en muchas empresas, principal mente las que se dedican a la industria y vendían servicios, materia prima y otros insumos a Petróleos Mexicanos, pero con la privatización de la ex paraestatal, se dejó de requerir esos servicios.

De esa forma, las empresas tuvieron que despedir a sus empleados. Lo mismo está haciendo Pemex y de igual forma estará sucediendo en el resto de empresas de cualquier giro, pues el circulante ha disminuido en la región.

Pero hasta parece insólito que en el gremio periodístico esté ocurriendo algo similar.

LA HISTORIA

Hace años, diario de sotavento era el amo y señor de la información en Coatzacoalcos, en Minatitlán enseñoreaba La Opinión, hasta que llegó Diario del Istmo, con mucha infraestructura y una visión diferente de hacer periodismo.

Así, el diario acaparó la atención de los consumidores de noticias, Sotavento tuvo que cerrar y La Opinión se mantiene viva, como un diario más de costumbre que impactante y que ya lleva tres generaciones de la familia Rodríguez al frente.

Luego, en Coatzacoalcos nació Tribuna del Sur, que se esperaba fuera un contrapeso, pero poco duró el gusto, el propietario enfrentó problemas legales fuertes y el diario pasó a otras manos con el nombre de Liberal del Sur.

Durante 25 años, Diario del Istmo no tuvo competidor al frente, hasta que comenzaron a sonar nombres de empresas periodistas que amenazaban con asentarse en la ciudad. Una de ellas era Tabasco Hoy, pero finalmente llegó Gráfico de la familia Poceros y posteriormente Notisur y El Heraldo.

A eso le sumamos la actividad en la radio, televisión e internet; había trabajo para reporteros, fotógrafos, columnistas, diseñadores. Pero llegó la crisis, severa, dura, difícil, el dinero dejó de fluir, la inseguridad que padecemos hizo que los comerciantes dejaran de publicitarse, no hubo pagos de la publicidad contratada con el gobierno, así no se puede mantener una plantilla laboral.

A la par, el desarrollo del periodismo aprovechó el auge de las redes sociales y la versatilidad de internet, de esa forma surgieron las llamadas páginas de internet con formato de periódico o magazines, a través de las cuales muchos reporteros hacen un solitario esfuerzo por contar con un medio propio de información.

LA COMPETENCIA

Sin embargo, la competencia para logar una nota se volvió brutal. El robo o plagio de notas y fotografías, está a la orden del día y no hay forma de controlarlo.

La facilidad que ofrece Internet provocará en el corto plazo, la llegada de nuevas páginas de información, que finalmente utilizarán las plataforma de Facebook para poder llegar al público.

Lo mismo ocurre ya con el video. Los reporteros que ya están en la red, lo utilizan todos los días. Un claro ejemplo ocurrió el lunes del terrible incendio en una bodega en la colonia Héroe de Nacozari.

Muchos transmitieron en vivo, los jóvenes fotógrafos se lucieron con sus gráficas, quienes no usaron video, “subieron” información al momento de la conflagración. Nada que ocultar, todo a la luz de las llamas.

Jóvenes reporteros, periodistas que lanzan la información sin recibir nada a cambio, sólo la satisfacción de haber cumplido, lo que afecta terriblemente al diario de papel que sale a la luz al día siguiente de los hechos y que vende la información que genera su propio personal.

Algunos diarios tomaron fotos ya publicadas en Facebook y no se la pagaron al autor. Este ejemplo puede servir para analizar lo que puede venir en el futuro y los periodistas que confían en su trabajo libre por internet puedan afrontar los difíciles problemas que se generarán en su relación con los medios tradicionales.

Sin duda hay problemas en todos los rincones de nuestra sociedad mexicana, habrá varios polos para enfrentarlos y en definitiva, alguien tendrá que perder.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

.

 

GACHO_SEPT11.jpg