Viernes 18 Agosto 2017

Margarito Escudero Luis

Ya son varias organizaciones que están logrando resultados efectivos y beneficiosos para la sociedad.

De pronto encontraron una veta oficial para “bajar” recursos y hacerlos llegar a las personas que de verdad los necesitan.

La Fundación Grupo Ortiz encabeza, junto con otras agrupaciones, la puesta en marcha de una serie de programas en el área de salud, con la finalidad de ofrecer esa oportunidad a los ciudadanos que tienen acceso a los servicios de salud públicos.

De esa forma, ya se superó la etapa en que solamente se ofrecía el servicio de consulta médica y, en la media de lo posible, se entregaban medicamentos.

Ahora, se puede acceder a servicios especializados, como ultrasonido y resonancia magnética, operaciones de cataratas y otras cirugías oftálmicas.

Tratamientos para la prevención y detección oportuna de cáncer, oftalmología y optometría, así como servicio dental; todo eso a bajo costo y abierto para cualquier persona que lo necesite.

LA CTM

También la CTM que encabeza el diputado electo Carlos Vasconcelos Guevara pone su grano de arena para brindar ese apoyo de salud a la gente más vulnerable. Con instalaciones de primer nivel, abre una serie de servicios hospitalarios, abiertos de igual forma a cualquier persona que lo requiera.

LA CNC

En Coatzacoalcos, la CNC la encabeza Joaquín Montillo Gómez, con el apoyo del diputado Edgar Díaz Fuentes, han logrado “bajar” infinidad de recursos para llevar ayuda a las personas de escasos recursos, sobre todo en aspectos de salud, que se demuestra que hacen mucha falta en la sociedad.

O sea que sí se puede. Se requiere voluntad y organización, así como capacitación para poder entender el entramado burocrático para poder acceder a los recursos, que llegan etiquetados y funciona, siempre que al frente no se encuentren dirigentes corruptos.

Estas tres organizaciones, priistas todas, se salen del común, acercan servicios que la gente necesita, en muchos casos de manera gratuita, como lo hace la CNC y la CTM, en otros a muy bajos costos, comparados con los servicios privados de medicina.

Estas acciones no dejan de ser un paliativo para una problemática muy seria que enfrenta la sociedad mexicana, adolecemos de servicio de salud de calidad, ya que es de todos sabido, que las instituciones públicas de salud están pasando por un momento muy difícil, y hasta se habla de privatización que, en caso de llevarse a cabo, muchos mexicanos quedarían abandonados a su suerte para enfrentar las enfermedades que atacan en este país.

LOABLE LABOR

Los programas que se mencionan no alcanzan a cubrir un sector considerable de la sociedad, afortunados quienes logran el acceso, que pueden ser canalizados, en caso de ser necesario, a grandes hospitales.

Es loable la labor que realizan estos líderes sociales, actuando en un sector limitado, ya que la problemática en salud es tan grade, que el mismo estado no puede con ella.

La revisión a fondo de la estructura del sector salud es imperativa, lo que en su momento fue orgullo del estado mexicano, hoy avergüenza a los mismo médicos que dejan la vida en esas instituciones.

En todas las clínicas y hospitales del sector salud, el problema es el mismo, no hay insumos. No medicamentos, no se cambia la ropa de cama, a los cirujanos, de plano se les entrega un pedazo de jabón zote, para que se aseen, ni siquiera les entregan un jabón completo.

Entonces debemos cuestionar, sin restar merecimientos y reconocimiento a los esfuerzos que se realizan, ¿Por qué sí hay recursos médicos para llevar a la población a bajo costo y/o gratuitos?

Además que se realizan en instalaciones improvisadas que en algunos casos no reúnen los requerimientos hospitalarios, mientras los hospitales, clínicas y centros de salud se deterioran en toda su estructura.

Ya lo hemos dicho, cuando el gobierno no cumple con su deber, como en el caso que nos ocupa, siempre habrá ciudadanos que saquen la casta, que logren resolver en parte el problema; es decir, que la sociedad se organiza y resuelve lo que otros no pueden o no quieren.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.