Sábado 19 Agosto 2017

Yunes pide un cheque en blanco al Congreso

Xalapa, Ver. 30 de diciembre.- El Coordinador del Grupo Legislativo de Morena, Amado Cruz Malpica, señaló que el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares pide al Congreso un cheque en blanco por tres meses para que encuentre la estrategia con la cual enfrentar la crisis financiera del estado.ENTREGA

Durante el debate sobre el Presupuesto de Egresos 2017, en el Congreso del Estado, el diputado Amado Cruz Malpica fijó la posición del Grupo Legislativo Morena, rechazando la iniciativa del Proyecto de Presupuesto 2017, ya que tiene inconsistencias tan graves que no puede ser aprobada en sus términos.

 Dijo que el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, informó verbalmente una serie de datos que ya había adelantado en los medios de comunicación, concluyendo que la propuesta del presupuesto presentado provocaría al final de 2017, un déficit financiero de 20 mil millones de pesos, sin explicar ni compartir el cómo obtuvo dicho cálculo.

Agregó que, en lugar de presentar un documento sólido, de análisis real y sustentado de las finanzas públicas, el gobernador en realidad reveló que aún no cuenta con una estrategia sólida para afrontar la situación financiera actual y reconoce que no consiguió el rescate financiero por parte de la federación.

Indicó que la propuesta central del gobernador, es que el Congreso únicamente incorpore alcances o sus comentarios a la iniciativa del presupuesto.

Destacó que Yunes linares también pidió que los diputados aprueben un artículo transitorio, se abra un periodo de tres meses para aplicar una serie de medidas de excepción y que el jefe del Ejecutivo pueda modificar libremente las asignaciones presupuestales, de acuerdo a los resultados de dichas medidas.

Señaló que el gobernador Yunes Linares, en los hechos está proponiendo al Congreso, que se le den atribuciones presupuestales extraordinarias e inconstitucionales para manejar discrecionalmente los recursos públicos de lo cual informaría dentro de tres meses.

Cruz Malpica dijo que Morena fue excluido facciosamente de la Comisión de Hacienda del Congreso del Estado, donde se crearon condiciones de opacidad; comisión presidida por el diputado perredista Sergio Rodríguez.

Destacó que Sergio Rodríguez Cortés es aliado político del gobernador, por lo que el Grupo Legislativo de Morena,  no avala la confianza que el gobernador pide a los diputados.

Morena sostiene que la propuesta del gobernador no cuenta con sustento legal alguno, ya que excede sus atribuciones constitucionales y que, en los hechos, lo que propone al Congreso, es violentar la Constitución del estado, haciendo cambios ilegales al presupuesto, fuera de lo establecido en la misma y que a través de un artículo transitorio, se le extienda un cheque en blanco por tres meses para que encuentre la estrategia con la cual enfrentar la crisis financiera del estado.

Aseguró que la crisis del estado quiere afrontarse con la vieja fórmula priista de que el Congreso violente la Constitución en beneficio de la visión del gobernador en turno, sin que haya control real de sus acciones en materia de gasto público.

“Esto no es nada nuevo. Durante el ejercicio de Duarte de Ochoa se recurría a lo mismo que plantea hoy el gobernador Yunes Linares: la reasignación de presupuesto torciendo la ley, usando una mayoría legislativa, directa en el caso de Duarte y una nueva mayoría de facto con una alianza PAN-PRD-PRI e independientes, negociando posiciones en el Congreso o en la Fiscalía”, dijo.

Destacó lo establecido en el artículo 72 de la Constitución donde se ordena que: Las finanzas públicas del Estado deberán estar apegadas a un criterio de racionalidad y de estricta disciplina fiscal, de manera que para cada año el nivel de gasto que se establezca en el presupuesto de egresos sea igual o inferior a los ingresos previstos para el mismo ejercicio fiscal.

Indicó que el gobernador Yunes Linares pretende usar todo el entramado jurídico-técnico del Proyecto de Presupuesto actual, ponerle algunos parches y solicitar medidas de excepción para el manejo del presupuesto.

“Pero no habla de racionalidad en el manejo de las finanzas públicas y tampoco de la aplicación de una estricta disciplina fiscal”, concluyó.