Lunes 23 Octubre 2017

Margarito Escudero Luis

La política es la parte menos violenta de la guerra. Se supone que a través de la política se pueden solucionar conflictos graves entre grupos de diferentes ideologías, antagónicos.

Pero llega el momento en que la reconciliación es imposible, cuando los intereses de uno de los adversarios son más fuertes que cualquier lógica.

En ese sentido, en México estamos viviendo ya la etapa irreconciliable de la política; es más, ésta ha queda atrás para pasar a la etapa de las mentiras con la finalidad de mantener el estatus quo de aquellos que detentan el poder.

Hoy la mentira es el arma favorita de los políticos encumbrados para conservar el cargo, los privilegios, sus negocios, todo. Ya no les importa el daño que puedan causar al pueblo, a la gente trabajadora que alguna vez creyó en ellos.

Y en ese grupo minoritario de poder, se utiliza todo lo disponible para mantener la mentira del momento, los medios de comunicación son el canal favorito para esparcir  los infundios, las calumnias, mentiras y todo aquello que ayude a los hombres y mujeres del poder a mantener confundida a la población y, de esa manera, mantenerse por el mayor tiempo posible, disfrutando del presupuesto.

Unos y otros exigen pruebas de lo que dice el rival, pero ninguno ofrece nada fehaciente y contundente  que demuestren los dichos.

Mantener a la gente distraída sólo conviene a los grupos de poder y la agonía del sistema se prolongará  en tanto no haya una movilización consciente y efectiva de todas las personas que están siendo afectadas.

Mientras tanto continuaremos presenciando, escuchando y soportando las mentiras del régimen.

.

 

GACHO_SEPT11.jpg