Viernes 18 Agosto 2017

Margarito Escudero Luis

El anuncio de la  llegada del ex gobernador Fidel Herrera Beltrán causó un terremoto entre la clase política, además de que el evento es utilizado descaradamente para llevar reflectores al desinflado, desangelado y desbaratado PRI.

Son varias las lecturas que los analistas dan a la renuncia del cuenqueño al Consulado en España, la versión más repetida es que se trata de una reacción a la serie de denuncias que ha hechos el actual gobernador, Miguel Ángel Yunes Linares, en relación a la supuesta falsificación de medicamentos para pacientes con cáncer.

Pero, conociendo la perversidad de los dinosaurios priistas, que no dan brinco sin huarache, se echó a andar la maquiavélica imaginación de muchos.

Claro que Herrera Beltrán viene a defenderse, pero también dijo que viene a hacer “política interna”, muy a su estilo para tratar de que el PRI vuelva por sus fueros, total que, desde la perspectiva del ex gobernador, “lo que se paga con dinero, sale barato”.

Claro que Fidel Herrera no es (para nada) la figura idónea para venir a decir a los electores, que el PRI es la salvación, pero los analistas suponen que el negro de Nopaltepec trae “línea” de Los Pinos.

Y es que la percepción popular es que el desastre de Veracruz se agravó justo con la llegada de Herrera Beltrán al gobierno.

Pero le reconocen el colmillo, más sabe el diablo por viejo, así que (se supone) que aprovecharán la imagen marrullera de Fidel para intentar evitar la debacle final priista.

El proceso electoral está en marcha, Fidel conoce las entrañas de ese monstruo, sabe usar el pinche poder y le sacará jugo al encono de MAYL le tiene en contra para llevar agua a su molino.

Dicen también que, para debilitar al de por sí debilitado gobernador panista, el negro de la cuenca viene a fortalecer a Morena, que finalmente se convierte en el fiel de la balanza, tomando en cuenta que Yunes Linares ha ignorado las voces críticas del partido de Regeneración Nacional, se ha pasado por el arco del triunfo disposiciones Constitucionales, señaladas oportunamente por los morenos y que aprovechando los pactos hechos en el congreso con los priistas, verdes y demás, han planchado la legalidad advertida por los diputados de Morena.

Otra versión va en el sentido de una fuga idéntica a la de Javier Duarte, tomando en cuenta las declaraciones de Fidel ante los medios de comunicación, donde dijo que viene con la frente en alto, que se trata de una infamia y viene a dar la cara.

Para muchos la versión más creíble es que el demonio de Nopaltepec trae una misión electorera, dictada desde Los Pinos, con objetivos claros donde se distingue que es necesario acotar a Yunes Linares que anda como desbocado y evitar a toda costa el crecimiento de Morena.

Finalmente los intereses del actual gobernador y de los priistas son idénticos, no hay diferencias de fondo, lo más probable, dentro de la lógica del sistema, los pactos entre estos dos enemigos, son posibles, la bronca es entre ellos dos y por encima de eso están los intereses de la clase política encumbrada que está en peligro, así que la disciplina partidista está a prueba.

Ambos buscarán partírsela mutuamente, hacerse daño es el objetivo; ¿Quién tiene la desventaja?

La mayoría de los veracruzanos esperamos que esa disputa personal no se lleve al terreno público, que afecte el proceso electoral, que provoque más enconos entre personas que nada tienen que ver con los problemas personales.

A ver qué tan institucionales son.