Viernes 20 Octubre 2017

Margarito Escudero Luis

¿Hasta cuándo los mexicanos soportaremos el exterminio? Resulta increíble que estemos viendo cómo asesinan a otros mexicanos y lo único que somos capaces de hacer es “indignarnos”, refunfuñar contra los asesinos y el gobierno, pero nunca pasamos de ahí.

No es justo que veamos cómo cada día, más individuos caen sin poder defenderse y el argumentos inmediato de todos es asegurar que se trata de un ajuste de cuentas del crimen organizado.

Pero el asesinato de cuatro menores de edad el sábado por la tarde en Coatzacoalcos, ya pone en duda ese pretexto, a menos que haya alguien capaz de asegurar que cuatro niños tenían cuentas pendientes con el crimen.

Pero ya hay voces que empiezan a pasar de la indignación a la acción, a exigir respuesta de las autoridades y a buscar la participación de la gente.

Hay personas que cuestionan la pasividad de los diputados ante la barbarie que ocurre en el estado, hay otros que hablan de tomar las armas, otros más piden a los diputados de oposición que convoquen a una marcha en todo el estado de Veracruz, para que el gobierno vea y sepa del hartazgo ante la violencia que niegan que exista.

¿Cuántos muertos van? ¿Cuántos faltan? El sábado fueron cuatro niños y dos adultos en Coatzacoalcos, un comandante de la policía Federal y un agente en Cardel.

LAS CARTULINAS

Puede ser que las cartulinas dedicadas al secretario de Seguridad de Veracruz estén surtiendo efecto y el desayuno en público entre el gobernador y Téllez Marié no surtió ningún efecto, el espaldarazo de Yunes Linares a su secretario no sirvió de nada, los cuerpos siguen cayendo y ahora cuerpecitos de niños, cuatro. Ya ni los niños pueden estar seguros en Veracruz.

O sea, que en la pasada elección, la gente no despertó, las cosas siguen igual y tal vez peor, no pasamos de las quejas y las lamentaciones.

Si los asesinatos cotidianos ya no causaban sorpresa a nadie, el crimen de cuatro niños sacudió la conciencia de algunos que ahora piden a las autoridades que actúen.

Aquellos que ofrecieron seguridad cambio del voto, no ha podido cumplir con su palabra o no han querido, pues han estado más concentrados en la guerra electoral para conservar el poder, pero está claro que aquellos que votan no les interesan, no son su prioridad.

FÓRMULAS INEFICACES

No hay un programa de seguridad, siguen intentando apagar el fuego con gasolina, siguen aplicando fórmulas que ya demostraron no ser efectivas, siguen sordos y soberbios, jamás escucharán las otras voces que proponen soluciones diferentes, jamás someterán su vanidad para aceptar que se han equivocado.

Mientras, el pueblo seguirá ciego, sordo, mudo y torpe. Sometido a los caprichos de esa clase empoderada, adinerada que sólo manda circo a la masa ciudadana.

Luchar no es una opción para la gente, prefiere seguir en estas condiciones, mientras las balas no los toquen y no pasen cerca.

Así estamos. Ya no somos la raza de bronce, mexicanos bragados, el México bronco dejó de existir.

.

 

GACHO_SEPT11.jpg