Viernes 24 Noviembre 2017

Margarito Escudero

Justo en el mes de la Patria se pone a prueba la calidad de los ciudadanos mexicanos. Y no queda ninguna duda de que somos un pueblo solidario en los momentos en que se necesita.

Dos huracanes azotaron tierras veracruzanas dejando destrucción a su paso por el norte de la entidad, un terremoto dejó desolación y tristeza en Oaxaca, Chiapas y Veracruz, aunque los medios no les den importancia a las familias afectadas en Minatitlán y Coatzacoalcos.

Antes de que el auxilio oficial llegara a las zonas afectadas, la gente, el pueblo ya se encontraba ayudando en la medida de sus posibilidades.

El tiempo pasa y los efectos de la tragedia se acentúan, la desesperación cunde y se muestra una vez más que las autoridades no están preparadas para atender un conflicto de esta naturaleza.

El tiempo pasa y las autoridades no alcanzan a entender que los números nada tienen que ver cuando hay personas lastimadas, niños que se quedaron solos, ancianos y discapacitados que requieren del apoyo inmediato. Si el señor autoridad sale a informar que se han entregado un determinado número de lo que sea, despensas, blocks, colchonetas, no estará cumpliendo con su deber si hay una sola familia que no haya recibido ayuda.

En esta maldita tragedia, el pueblo se da cuenta que no necesita del gobierno para salvarse, que los funcionarios llegan a sacar raja del dolor de la gente para aparecer como los salvadores, cuando lo único que logran en sembrar divisionismo y desconfianza.

Cada vez más los políticos muestran su verdadero rostro, su verdadero interés.

Ante esa situación, ya surgieron voces que piden que, si de verdad están preocupados por el dolor de los afectados, que se descuenten días de su salario, que se tome parte del subsidio a partidos políticos y que esos recursos sean destinados al proceso de reconstrucción de todas las áreas destruidas.

Pero eso no lo hacen. Sólo se les ocurre apelar a la solidaridad del pueblo mexicano, abriendo centros de acopio, cuentas bancarias con el pretexto de que lo recopilado será para damnificados.

Sin embargo, ahora la gente ya no confía en la vía oficial, quedó de manifiesto que muchos ciudadanos prefirieron llevar personalmente la ayuda hasta el lugar de la tragedia.

En Coatzacoalcos y Minatitlán, donde vive una gran comunidad oaxaqueña, precisamente del Istmo de Tehuantepec, muchas personas se organizaron, algunos ofrecieron sus vehículos para transportar todo lo que pudieron recolectar. 

En estos casos ninguna ayuda sobra, son muchos los lugares que necesitan atención, pero en ese afán de muchos políticos por ganar reflectores,  están impidiendo el paso de los vehículos cargados con ayuda. Les piden que la entreguen a la autoridad que se encargará de distribuirla.

Pero la desconfianza cunde. En Juchitán, en medio de su desesperación, los afectados por el terremoto señalan a la presidente municipal de no distribuir la ayuda equitativamente, que hay muchos lugares perdidos en la ciudad a donde nadie se ha hecho presente para ayudar. Pueblos enteros están en el abandono, donde sus pobladores deben rascarse con sus propias uñas.

Ahora queda claro que no estamos lo suficientemente preparados para enfrentar contingencias como las que ahora se inauguran, terremotos y huracanes al mismo tiempo.

Es necesario destacar que dos días después del terremoto que tuvo su epicentro en Pijijiapan, Chiapas, tembló nuevamente con origen en Salina Cruz, Oaxaca.

Desde hace más de 30 años se dio la voz de alerta, huracanes cada vez más fuertes, terremotos cada vez más intensos; es decir, desastres cada vez más trágicos y aún no lo hemos entendido del todo.

.

 

GACHO_SEPT11.jpg