Viernes 25 Mayo 2018

Extracción de piedra deja sin agua poblados de Actopan

Xalapa, Ver., 23 de octubre de 2017.- La extracción de piedra en Mozomboa, municipio de Actopan, ha provocado el desabasto de agua entre los habitantes de la región, además de la destrucción de varios caminos urbanos y rurales. 

Los afectados dijeron desconocer si la destrucción de cerros en Mozomboa, iniciada hace un año con el objetivo de extraer a diario varias toneladas de piedra, forma parte del desarrollo de la mina La Paila, la cual fue temporalmente suspendida gracias a la presión social. 

Efraín Pérez, quien vive a 20 minutos del cerro La Paila, fue entrevistado en el Congreso local, a donde asistió al  foro Derechos humanos, Patrimonio Biocultural y Minería en Veracruz, dijo lo siguiente: “Nosotros lo que más queremos, por la vía pacífica y del diálogo, es que hagan conciencia las autoridades a las que les compete la situación y que retiren a estas personas que tanto daño pueden causar a futuro”.

“Estamos con temor a los daños que se pueden generar al agua y al aire que nos llega a la comunidad”.

Maribel-lvarez-UtreraLa señora Maribel Álvarez Utrera, también asistente al foro, alertó que en Palmas de Abajo comenzó el desabasto de agua de manera constante. “Ya no tienen agua, se les empezó a escasear, nosotros creemos que por las fuertes detonaciones de explosivos que ha habido, por eso han tenido que pedir pipas para abastecerse de agua, pero tienen que comprarlas”.

 “Esto es una alerta para los que vivimos en otros lugares porque nos va a pasar a todos lo mismo. Los ríos y arroyos se están mermando, se están secando”.

Martha Torres Pérez comentó que aunado a lo anterior, la maquinaria pesada y camiones utilizados para romper la piedra y transportarla han destruido varios caminos urbanos y rurales.

“Lo que nos está perjudicando es sacar esa piedra de ahí que por algo la puso ahí mi padre Santo y creo que no se debe hacer.Francisca-Lpez-Ochoa


Francisca López Ochoa, quien también vive a 30 minutos de La Paila consideró que a pesar de la suspensión temporal de los trabajos de exploración, “esa mina es un riesgo para nosotros, nos van a perjudicar”.

Dos décadas de zozobra

Efraín Pérez Viveros recordó que el proyecto minero en la región comenzó hace 22 años aproximadamente, primero con visitas de exploración en terrenos de algunas localidades como Tinajitas y Los Baños.Efran-Prez

Algunos pobladores comenzaron a organizarse para conocer de los trabajos que realizaban cada vez más cuadrillas de trabajadores.

Y aunque el proyecto minero ha avanzado cambiando de nombre y de aparentes concesionarios, no han cesado los trabajos de exploración, en muchas de las ocasiones recurriendo a las explosiones con dinamita.

En los últimos años, empleados de empresas trasnacionales de origen canadiense e incluso autoridades federales, estatales y municipales, han tratado de convencer a poblados aledaños de Actopan y Alto Lucero de los beneficios económicos que atraerá la explotación minera.

Actualmente está cerca la etapa de explotación y con ello aumentó el miedo entre los habitantes es de distintas localidades a los daños que pudieran propiciar el derrame sustancias tóxicas al agua y al suelo, así como su liberación al aire.

La falta de agua en Mozomboa y Palmas de Abajo pudiera ser la primera de las diversas afectaciones que grupos de ambientalistas  buscan frenar.Martha-Torrres-Prez

“Nos quieren hacer esa mina y se nos va a acabar el agua, nos traerán enfermedades, van a destruir los cerros y van a afectar a nuestros hijos, nos van a traer el desastre”, concluyó Martha Torres.