Viernes 25 Mayo 2018

A 104 años del sacrificio del pionero y mártir, Juan B. Platas

Juan Meléndez de la Cruz

A-PLATASAl leer en el libro señero de Julio Valdivieso que a Juan B. Platas los rurales lo aprehendieron al salir de su casa para el trabajo e igualmente ocurrió con Francisco Hipólito y el profesor de Hidalgotitlán, Agapito Azcona siendo fusilados en febrero de 1914 y sus cadáveres arrastrados en el panteón municipal en presencia de una multitud para servir de escarmiento, nosotros nos preguntábamos ¿Dónde está la tumba de Juan B. Platas?

Si tenemos en el panteón de Santa Clara los túmulos mortuorios de Bernardo Simoneen, José Arenas, Antonio Ortiz Ríos, Jorge H. Acosta y Apolinar Jiménez Regalado, pero de Juan B, Platas no se conserva ni una foto, ni sabíamos dónde descansaban sus restos mortales.

Hoy, gracias al trabajo de investigación de Alfredo Delgado, sabemos que el 19 de febrero de 1914 fueron aprehendidos Juan B. Platas, Francisco Platas Hipólito, el profesor Agapito Azcona y León Fernández Riveroll. El mismo que los detuvo, subteniente Ignacio N. Ojeda, jefe de la guarnición de Minatitlán, envió a los presos a Puerto México, con un informe falso y calumnioso, sin respetar una suspensión provisional dictada por el juez de distrito y basándose ese informe, el general huertista Jesús Rincón fusiló a sus prisioneros la madrugada del 22 de febrero de 1914 en el panteón de Coatzacoalcos.

Posteriormente los restos de Juan B. Platas fueron trasladados a su tierra natal, San Andrés Tuxtla por iniciativa del mayor Primitivo R. Valencia, entonces presidente municipal carrancista. En la velada fúnebre, celebrada el 9 de noviembre de 1914, habló su compañero, el profesor Juan de Dios Palma, quien se había salvado de los sicarios huertistas por pura casualidad.

Juan B. Platas siendo carpintero en la refinería y el mecánico Francisco Padilla, fundaron en febrero de 1913 la primera agrupación obrera, la “Unión de Artesanos latinos profesionales”.

Juan B. Platas es pionero y mártir de las organizaciones petroleras. En vísperas del 80 aniversario de la Expropiación y que la política de entregar la riqueza energética de México a manos extranjeras, se ha impuesto, recuerdo que la medida del general Lázaro Cárdenas logró unificar las acciones colectivas, construyó solidaridad popular y mostró un horizonte de independencia a nuestra nación.

Juan B. Platas es fusilado por ser revolucionario y sindicalista y aunque la organización que fundó tuvo una vida corta, al ser el primer precedente y primera experiencia organizativa, allí reside su valor. Como bien nos dice Julio Valdivieso: “Pero no fue inútil la obra de aquellos visionarios, porque ella constituyó la semilla que habrá de germinar en el futuro. No pudieron perfeccionar la tarea, pero dieron el ejemplo construyendo los cimientos con el único material de que disponían; la nobleza de sus intenciones. Basta con eso para que sus nombres, ignorados en su mayor parte, sean inscritos simbólicamente como los “soldados desconocidos” de la lucha petrolera ¡Qué viva el recuerdo de Juan B. Platas!