Viernes 25 Mayo 2018
Plinio Soto Muerza  
 
Desde el gobierno del estado de Veracruz, se han puesto en marcha algunas líneas estratégicas contra Morena.
 
Partiendo del terror que tiene Yunes ante la posibilidad del triunfo de Andrés Manuel López Obrador para  la Presidencia de la República, y de que en Veracruz el voto mayoritario sea a favor de Morena, el yunismo ha echado adelante una  estrategia de golpeteo político por varios frentes. Los objetivos iniciales han sido los gobiernos municipales de Morena, principalmente los de Coatzacoalcos, Xalapa y Minatitlán, a los cuales se les ha sometido a una serie de señalamientos y ataques por parte de los regidores y diputados del PAN-PRD.
 
La embestida de los diputados del PAN inició cuando el pasado 11 de enero, el entonces aún diputado panista, Sebastián Reyes, quien llegara a la legislatura gracias a Morena vía plurinominal, subió a la tribuna legislativa para denunciar al gobierno de Coatzacoalcos por el tema de la basura, llegando incluso a pedir la renuncia de las autoridades municipales que apenas llevaban 11 días de gestión.
 
También el montaje electoral que realizó el diputado Sergio Hernández, Coordinador del Grupo Legislativo del PAN, apenas el pasado 9 de abril, en plena sesión de la Comisión Permanente del Congreso del Estado, se inscribe en la estrategia yunista de golpeteo a Morena.  Al pedir la palabra para realizar un anteproyecto de punto de acuerdo y solicitar diversa información municipal, el Diputado Hernández, quien se hizo acompañar de algunas huestes incondicionales a él, se lanzó contra el gobierno municipal de Xalapa bajo una serie de argumentos tan pueriles como falsos; por ejemplo, criticó la falta de resultados a cien días de administración municipal, sin darse a la tarea de revisar la serie de acciones que en diversas materias ha emprendido el gobierno morenista de la capital del estado.
 
Otro de los objetivos de la estrategia yunista contra Morena, también son los candidatos a diputados locales y federales del partido de AMLO y que alguna vez militaron en otros partidos, incluido el PRI. Dentro de la estrategia de Yunes Linares, es fundamental identificar todo el pasado con el fidelato y el duartismo, ya que precisamente toda su acción de gobierno se basa en presentar su gobierno como la opción del cambio frente al pasado reciente de corrupción de Duarte y sus secuaces. Claro está que Yunes calla cuando distinguidos duartistas y cómplices del saqueo al erario público, han negociado entregando información de las pillerías de su ex jefe político, y hoy son parte del yunismo gobernante, como el ex contralor García Guzmán. 
 
En la estrategia yunista contra Morena, el objetivo también es reventar las contradicciones y errores en la selección de candidatos en el partido de AMLO; es identificar y difundir la falsa idea de que el duartismo está en Morena.
 
En las líneas de la estrategia política yunista, también está el golpeteo vía algunas plumas, antes libres, como la de la periodista Claudia Guerrero, quien ha publicado un libelo, pomposamente titulado La traición, donde expone las peripecias de la célebre diputada bolsita, Eva Cadena. En esta publicación, la autora sólo dirige su pluma a donde lo marca la diputada por las Choapas por medio de una entrevista a fondo con la quien fuera captada recibiendo unos cuantos miles de pesos en unos videos que después fueron publicados por el Universal, y que sirvió de excusa para una bien montada campaña contra Morena en las elecciones municipales en Veracruz el año pasado. La entrevista, parcial y tendenciosa, tiene el mismo objetivo de la estrategia de Yunes: desacreditar a Morena y a su candidato presidencial, y de paso a todos sus candidatos. El libelo no aporta nada nuevo sobre el escándalo de la entrega del dinero, no hay nombres nuevos de quién dio los dineros y a dónde fueron a parar. Tampoco dice nada de las investigaciones sobre los presuntos sobornos por sacar adelante algunos dictámenes y donde se vio envuelta la propia Eva Cadena.
 
Sin duda el libelo será parte de la campaña de Yunes contra Morena, y no es de dudar que se reproduzca en forma masiva en las próximas semanas como arma política  y que empleará sin rubor el actual gobernador de Veracruz.
 
Como parte final de su estrategia, y con el miedo terrible en sus espaldas, Yunes Linares sólo espera de nueva cuenta la visita de AMLO a tierras veracruzanas para lanzarse una y otra vez a la caza del peje, bajo una ofensiva mediática de confrontación y provocación. En su guión contra Morena están incluidas todas las líneas y todos los métodos conocidos en las catacumbas del régimen corrupto del prian; prácticas que le son muy afectas al propio Yunes Linares. En conclusión, una estrategia montada en el golpeteo político con mentiras, pruebas prefabricadas, infamias y testigos pagados. 
 
Yunes tiene miedo de que AMLO sea el próximo presidente, le tiene un verdadero pavor porque sabe que la carpeta azul lo pondría a compartir la misma celda con Javier Duarte, en el conocido Reclusorio Norte, de la no tan lejana Ciudad de México. 
 
Pero ante la estrategia diseñada por Yunes, ¿cómo responderá Morena? Sin duda los próximos meses veremos de qué están hechos los morenos para ganarse el derecho a gobernar Veracruz.

.

 

GACHO_SEPT11.jpg