Miércoles 15 Agosto 2018

                                Margarito Escudero Luis

Quienes sienten pasos en la azotea, son aquellos que saben lo chueco que andan, lo ilegales que están, los que cobran escandalosos sueldos, insultantes prerrogativas, cantidades exageradas de dinero público para un solo empleado de gobierno.

A poco más de 20 días del proceso electoral, donde se buscó renovar casi todo el gobierno del país, queda un mar de aguas turbulentas que buscan aprovechar los derrotados en las urnas.

Al parecer, todavía no les cae perfectamente lo que significa cambio de régimen, no han entendido bien el mensaje de 30 millones de mexicanos que decidieron por un nuevo presidente que ofreció realizar una limpia a fondo en el gobierno, buscando que se terminen los privilegios de la clase política y sus cómplices.

Tanto, que aquellos que se beneficiaron del régimen que agoniza, aún confían en que el cambio sea sólo de personas, de partido y que todo seguirá igual.

Tanto, que desde sus análisis parciales, que emiten por televisión, radio y periódicos, se atreven a dar instrucciones al nuevo presidente, a decirle qué es lo que debe hacer como presidente electo. También le hacen notar que debe moderarse, pues aún no ejerce como primer mandatario, así como le han hecho sus antecesores.

Igual como sucedió cuando Vicente Fox tomó el cargo de presidente, que lo primero que hizo en la ceremonia protocolaria, fue saludar a sus hijos y no al Congreso de la Unión y eso ofendió a muchos.

ASUSTADOS

Pero también en ese mar revuelto, los seguidores del presidente electo, los que se la rifaron con él en la campaña, los solidarios y confiados militantes, se muestran preocupados, incluso desilusionados ante la propaganda que el agonizante régimen lanza contra Andrés Manuel López Obrador.

Desilusionados por que observan como los arribistas y oportunistas se cuelan hasta estar al lado del nuevo presidente y, pareciera que ellos serán los nuevos colaboradores de AMLO.

Es bueno recordar que López Obrador tomará posesión de la presidencia que le brinda la mayoría de los mexicanos, hasta el uno de diciembre próximo, mientras tanto, seguirá el actual presidente al frente del país.

Quienes sienten pasos en la azotea, son aquellos que saben lo chueco que andan, lo ilegales que están, los que cobran escandalosos sueldos, insultantes prerrogativas, cantidades exageradas de dinero público para un solo empleado de gobierno.

Ellos si huelen el cambio, en el INE hasta se atrevieron a multar a Morena por un fideicomiso privado, y ese falso anuncio provocó una estampida de bueyes, que hicieron “sesudos” análisis sobre el supuesto mal manejo de recursos dedicados a ciudadanos damnificados.

Una vez más quedaron en ridículo. Pero el objetivo era desilusionar a los seguidores de Morena, y casi lo consiguen.

Si bien, todos los diputados, senadores, gobernadores y presidente electos, aún no toman posesión, así que estarán navegando en ese mar de porquería que aún prevalece, hasta que de verdad tomen el cargo, porque el poder ya se los dio el ciudadano el pasado uno de julio.

.

 

GACHO_SEPT11.jpg